Movilidad internacional

El panorama de la movilidad internacional está evolucionando como todas las tendencias lo indican desde hace algún tiempo. La predicción sobre la disminución en el número de expatriados tradicionales es cierta en el sentido de que el perfil de los expatriados está cambiando.

Nos encontramos que muchos de los movimientos que podrían considerarse fáciles de gestionar, por ejemplo, dentro de Europa. Los departamentos de movilidad son más reacios a ofrecer un paquete completo para los asignados. Y, sin embargo, el aumento de los mercados emergentes hace que las asignaciones tradicionales a largo plazo sigan ofreciendo un paquete integral de beneficios.

Además, una nueva generación de empleados internacionales proviene de los mercados emergentes. Estamos ya inmersos en la guerra por el talento y esto nos conduce a nuevos tipos de asignación.

 

Nómadas globales en la movilidad internacional

El concepto de «nómadas globales» se ha hecho popular en los últimos años. Aunque hay distintas definiciones, una de las que más se adaptan es la que lo define como un profesional muy especializado en determinado sector o competencias. Habla idiomas. y no tiene ningún impedimento para desplazarse de un lugar a otro si el proyecto le motiva.

Esta nueva figura nos hace que nos replanteemos como departamento de movilidad no solamente la adaptación y flexibilidad en el paquete de compensación y beneficios que ofrecemos, si no que a la vez nos sirva para fidelizar ese talento tan preciado y necesario actualmente, y que plantemos esa semilla a futuro para mejorar el employer branding.

El mayor desafío que encuentran hoy los departamentos de movilidad global es el de gestionar diversos perfiles de distintas casuísticas. Han ido creciendo en un número importante los últimos cinco años y la previsión es que sigan aumentando.

No es una tarea fácil. Hasta ahora las políticas de movilidad existentes en muchas empresas no incluían a este colectivo pues no se les consideraba parte de los empleados expatriados o asignados internacionales; de ahí que se tengan que revisar y ampliar pero adaptándose a esta realidad.

Además en esta generación de empleados “nómadas globales” nos encontramos en muchos casos que son de la famosa generación millenial que tiene otras prioridades tanto a nivel profesional como personal. Aquí es donde la organización debe ser capaz de adaptarse a sus expectativas y poder ofrecer un soporte en movilidad acorde a este nuevo perfil.

Definitivamente nos encontramos ante un escenario apasionante que va evolucionando y los gestores de movilidad internacional tienen que acompañarlo.